domingo, 27 de mayo de 2007

El presunto talibán

Me seduce lo fino que hila tanto tonto del culo. La última corrección política elevada al cubo nos la endiñaron hace unos días, contando que en Afganistán han trincado a uno de los que ponen minas como otros aquí plantan tomates. Han pillado al que mató a una soldado española, decía el informativo, citando al ministro Alonso. El presunto talibán, matizaba. Yo estaba a medio desayuno, con un vaso de leche en una mano y una magdalena de la Bella Easo en la otra, y casi me ahogo al escucharlo, porque me dio un ataque de risa muy traicionero, glups, y los productos se me fueron por el caminillo viejo. Incluso, muy serios, los periodistas le preguntaban al ministro si iba a personarse en el juicio. 

Y es que yo imaginaba al individuo: un afgano de los de toda la vida, con barba, turbante, cuchillo entre los dientes y Kalashnikov en bandolera en plan Alá Ajbar, hijo de los que destripaban rusos en el valle del Panshir, nieto de los que destripaban ingleses en el paso Jyber, y con la legítima arrastrando el burka por esos pedregales. Presunto que te rilas. Lo suponía de tal guisa al chaval, como digo, sensibles como son los afganos a matices y titulares de prensa, querellándose contra los medios informativos españoles y contra el ministro de Defensa, después de leer El País, El Mundo o el Abc por la mañana y verse llamado talibán a secas y no presunto talibán, ya saben, la presunción de inocencia, las garantías jurídicas y todo eso. O semos o no semos. Y al juez Garzón, acto seguido, tomando cartas en el asunto. A ver qué pasa con el hábeas corpus en las montañas de Kandahar. Mucho ojito. Que también los afganos son personas, oyes. Con sus derechos y deberes, y con la democracia export-import marca ACME a punto de cuajar allí de un momento a otro. Todo es sentarse y hablarlo, y para eso llevamos una temporada convenciéndolos de que adopten, como nosotros, el mechero Bic, la guitarra y el borreguito de Norit. Lo de menos es que talibán no sea palabra peyorativa, sino que describa un grupo social afgano, armado y mayoritariamente analfabeto, con su manera propia de entender el Corán y de paso la guerra al infiel, etcétera. Aquí y allí todos debemos ser presuntos, oiga. Talibanes y talibanas presuntos y presuntas. Por cojones. Para hacer esta muralla juntemos todas las manos, los subsaharianos sus manos subsaharianas, los talibanes sus blancas manos. Etcétera. 

Así que ya saben. Presunto talibán. Una guindita más para el pavo. Además, como todo cristo sabe, en Afganistán no hay guerra, sino presunta situación humanitaria, aunque incómoda, donde se disparan presuntas balas y se ponen presuntas minas y se tiran presuntas bombas. Allí, cuando a un blindado con la bandera del toro de Osborne le pegan un cebollazo o se cae un helicóptero, no se trata de acción de guerra, sencillamente porque ni hay guerra ni niño muerto que valga. Lo que hay es una coyuntura de paz presuntamente jodida, donde nuestros voluntarios para poner tiritas las pasan un poco putas, eso sí, porque no todos los afganos se dejan poner vacunas de la polio ni dar biberones de buen talante, y porque nuestra maravillosa democracia occidental a la española, los estatutos de la nación plurinacional, las listas de Batasuna, la memoria histórica y demás parafernalia se gestionan allí por vías más elementales. A un afgano le cuentas lo de De Juana Chaos y su presunta novia, y es que no echa gota. 

En el presunto Afganistán tampoco hay guerrilleros, por Dios. Decir guerrillero tiene connotaciones bélicas, reaccionarias, con tufillo a pasado franquista. Lo que hay son presuntos incontrolados que presuntamente dan por el presunto saco. Nada grave. Por eso cuando allí a un presunto soldado de la presunta España una presunta mina le vuela los huevos –o le vuela el chichi, seamos paritarios– nuestro ministro de Defensa no le concede medallas de las que se dan a quienes palman en combate, que eso de combatir es cosa de marines americanos y de nazis, sino medallas para lamentables accidentes propios de misiones humanitarias y entrañables. Que para eso salen en los anuncios de la tele modelos y modelas buenísimos vestidos de camuflaje pero sin escopeta, diciendo: si quieres ser útil a la Humanidad y trabajar por el buen rollito y la felicidad de los pueblos, y dar besos metiendo la lengua hasta dentro, colega, hazte soldado y ven a Afganistán a repartir aspirinas, que te vas a partir el culo de risa. 

Presunto talibán, oigan. Hace falta ser gilipollas. 

27 de mayo de 2007 

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Presunto bobo. Presunto eufemismo del jugje (léase tute)...

Norbert R. Ibañez dijo...

Presunto culpable de nada 2

No se puede ni detener ni acusar a nadie sin tener pruebas. Pero cabe decir que ninguna autoridad puede declararte presunto de nada sin tener una prueba solida con que respaldarla, ya que de hacerlo esta cometiendo en principio una detención ilegal y un abuso de autoridad y se le suman cargos de secuestro, así como delitos de acusaciones falsas, daños contra el honor y la reputación, y podría seguir...

Todas las autoridades usan por tanto de forma abusiva, la presunción o el termino presunto en Derecho; pero en realidad es una ficción jurídica a través de la cual se pretende establecer un mecanismo legal automático, que considera que un determinado hecho, o un determinado acontecimiento, se entiende probado simplemente por darse los presupuestos para ello. La presunción de hechos y derechos, faculta a los sujetos a cuyo favor se da, a prescindir de la prueba de aquello que se presume cierto ope legis.

Pero resumiendo y solo aplicando estrictamente lo que dice la ley: ¿se puede acusar a una personas sin ninguna prueba? ¿Se puede considerar a una persona como culpable sin demostrar previamente nada; solo por el hecho de que a su alrededor parecen existir las circunstancias que favorecen considerarlo como tal? Los indicios circunstanciales no son pruebas, son indicios pero no pruebas. ¿Que dice la propia ley sobre acusar sin pruebas y sin fundamento? Para acusar a una persona debe haber pruebas. Por tanto, los militares deberían de tener pruebas solidas contra el Talibán, no decir que es un presunto culpable de un acto terrorista, por la presunción de culpabilidad legalmente no existe; o tienes pruebas y fundamentas una acusación, o simplemente te inhibes de acusar y buscas las pruebas para conseguir acusarlo, pero no le declaras presunto de nada.

Norbert R. Ibañez dijo...

Presunto culpable de nada 1

Estoy de acuerdo, es una contradicción. No se si estará de acuerdo conmigo Sr Reverte, pero creo que España es uno de los países del mundo donde mas se abusa frívolamente de la condición de "Presunto" como si el concepto en si mismo fuera ya de por si el de "culpable casi demostrado", pero siempre con la ausencia del "casi" que esta por encontrarse y demostrarse. No solo es sorprendente que exista siempre el "Presunto" acompañado de etiquetas como culpable (Casi nunca oiremos presunto inocente, y no me cabe en la cabeza el por qué disfrutan tanto con la acepción negativa), sino que además, me sorprende con que frecuencia Especialistas y profesionales de todo tipo, incluidos Políticos, Militares, Policías, Abogados, Jueces, Fiscales usan y abusan del termino para fundamentar sin pruebas solidas una (Que cojones tengo) presunta actividad irregular, delictiva o incluso un hecho sobre el que aun no tienen pruebas.

El uso de presunto culpable siempre me a parecido un abuso de la ley, un atropello. Me resulta igual de abusivo que el termino "Retenido" que no es lo mismo que "Detención", pero usa con el mismo efecto para privar de libertad a una persona. Por regla general, las autoridades (Me refiero en general) ordenan la detención de una persona bajo la supuesta fragancia de haber cometido un delito. Antes de avanzar dejemos clara una cosa: Si nos atenemos sólidamente a los términos de la ley "Presunto" no significa nada legalmente, porque si quienes usan la ley para practicar una detención bajo una supuesta culpabilidad, tuvieran pruebas solidas para esa culpabilidad, entonces ya no seria necesaria la dudosa condición de Presunto.

Seria culpable de un hecho, no presunto de un hecho, lo cual demuestra que es ilegal aplicar el termino Presunto para practicar una detención. Pero esto es mi opinión personal, y no la de un experto en leyes, pero ahora esta lo que dice la CE; la presunción de inocencia siempre esta por encima de la presunta culpabilidad: "todos somos inocentes mientras no se demuestre lo contrario, ¿entonces como es que las autoridades abusan de un termino que pisotea la propia CE Constitución Española? Pues no lo se.

Una acusación legal solo puede producirse con la existencia pruebas, no con la presunción de pruebas. Tú no puedes acusar a nadie de un delito sin pruebas. De hecho cuando tu vas a interponer una denuncia, antes de formalizarla diversos artículos de LEC y el CP, y la CE, te advierten seriamente de podrías incurrir en un delito de acusaciones falsas y de atribuir un delito falso ¡Increíble! ¿Verdad?

¿Entonces como es posible que la propia Ley se permita abusar de algo que es supuestamente ilegal? Pues tampoco lo se. Parece que una autoridad puede detenerte y acusarte "presuntamente de un delito" solo con el hecho de aplicar la Presunción Iuris Tantum, que pasa a convertirse empíricamente en aplicar una "Presunta culpabilidad" mientras no se demuestre tu presunta inocencia, lo cual es un absurdo legal porque es un hecho anti jurídico.

Anónimo dijo...

Uffff! Norbert está claro que de Derecho no tienes n.p.i....sin presunción, como el talibán.

Anónimo dijo...

Ufff...que cacao. La presunción de inocencia equivale a decir "posiblemente" o indiciariamente. Por resumir cinco años de licenciatura vamos....

Anónimo dijo...

El problema de no saber Derecho pero usar abundantes tecnicismos es que se dicen tonterías. Antijurico?ilegal?detención?acusación? Lo cierto es que el principio constitucionalmente consagrado de presunción de "inocencia" se invoca por muchos como presunción de "culpabilidad" en eso tiene razón este qué me precede que reconoce no ser un experto jurídico pero se complica escribiendo como si lo fuera....

El Zentalista dijo...

¿Te has pasado 5 años estudiando leyes solo para decirme en una sola sentencia escrita, en forma de comentario Anónimo, que nos sabes que significa el “Induvio pro reo”, (La duda razonable) y olvidar además de forma premeditada, que según la ley todos somos inocentes mientras no se demuestre lo contrario?
Sinceramente, has perdido el tiempo estudiando, y no te contrataría como abogado de pago, ni siquiera te aceptaría como defensor en un turno de oficio. Tú no me pareces un abogado fiable; creo que por eso te escondes como Anónimo...