Último libro de Arturo Pérez-Reverte

domingo, 31 de enero de 2016

Yo sí leí 'Mein Kampf'

El otro día me ocurrió algo curioso. O no tan curioso, si consideramos el paisaje actual y el que viene de camino: la estupidez y su gran aliada, la ignorancia. Estaba el arriba firmante asomado a las redes sociales, uno de esos domingos en que me dejo caer un rato por el bar de Lola, cuando di con una polémica sobre la publicación, ahora que han caducado los derechos de autor, de una nueva edición completa y revisada de Mein Kampf, o sea, Mi lucha, el libro escrito en 1924 por Adolf Hitler; una exacta y casi completa exposición de lo que poco más tarde iba a ser su obra política: un Estado alemán siniestro, totalitario, antiparlamentario, racista, antisemita, imperialista y criminal. 

Fue interesante echarle un vistazo a lo de Internet. La mayor parte de los que debatían, por no decir todos, sostenía que el libro era impublicable, que sus ejemplares deben ser destruidos, y que esas páginas infames deben olvidarse para siempre. Me acordé entonces de una conversación que mantuve con el periodista, escritor y entrañable amigo Jacinto Antón hace cuatro años en una facultad de Periodismo de Barcelona; cuando, interrogado por algunos alumnos sobre si debe cerrarse la boca a los malvados, yo sostuve lo contrario. Hitler, Mussolini, Franco, sentados aquí donde estamos, dije, serían interesantísimos de escuchar. ¿Cómo ibas a ser tan idiota para decirles: «Franco, Hitler, Stalin, callaos, cerrad la boca»? Al contrario. En un lugar como éste, donde se supone hay gente con la debida formación intelectual, atender lo que un canalla o un criminal tienen que decir, conocer sus ideas, es de lo más valioso. ¿Imagináis -les dije- lo interesante que sería, por ejemplo, Franco contando de primera mano cómo durante cuarenta años logró tener a España agarrada por el pescuezo? ¿Que relatase cómo ganó la guerra, o firmó sentencias de muerte? ¿De verdad os perderíais al Himmler que realizó técnicamente el Holocausto o al Pol Pot de las matanzas masivas en Camboya? ¿Cerraríais la boca de Mao o Stalin si los tuvieseis enfrente, sin hacerles preguntas para indagar en sus cabezas, en sus ideas, en sus motivos? ¿Ibais a rechazar la formidable ocasión de conocer los mecanismos del horror, la maldad, el crimen, el lado más sucio y terrible de la condición humana? 

Volviendo a Mein Kampf, debo decir que durante veintiún años fui reportero en lugares difíciles. Y para hacer mi trabajo, para llegar donde debía llegar y narrar las tragedias y el horror que presenciaba, tuve que hacer muchas cosas poco ortodoxas. Mentí, soborné, transgredí leyes de todos los países en todos los idiomas posibles, me relacioné con gente infecta, con asesinos, con narcotraficantes. No podía decirle a un tipo: «Como usted es un torturador y un criminal no le doy la mano», porque entonces ese fulano me mataba, o me daba un culatazo, o se negaba a hablar conmigo; y yo me quedaba sin saber lo que necesitaba saber, o ver lo que precisaba ver. Sin el testimonio directo del mal. Sin el conocimiento de la condición humana, tan necesario para comprender las cosas que ocurren; conocimiento con el que entonces hacía reportajes y hoy escribo novelas. 

Por eso recuerdo muy bien cómo acabé aquella charla ante los jóvenes en Barcelona: «Después os lo cargáis, si podéis; pero antes escuchadlo, porque hasta la lección que puede daros el más perverso del mundo puede ser oro puro».Por eso lo de Hitler es bueno que se publique. Creo. Y es útil leerlo. Eso sí, hace falta cultura. Ser lector inteligente. Ciudadano lúcido y responsable. Saber lo que estás leyendo y no tragar basura a palo seco. Para eso están los prólogos y las notas a pie de página; y está, como digo, la necesaria formación intelectual previa del que lee o escucha. Pero no está de más, en este caso, saber cómo era la cabeza del criminal que sedujo a una nación entera -y no sólo a ella- encarnando sus complejos, rencores y ambiciones. Mein Kampf fue la biblia del III Reich, la que se regalaba a los recién casados y se leía en las escuelas. Y adorando a quien escribió ese libro, millones de personas levantaron el brazo y lloraron emocionados cuando pasaba su querido Führer con su corte de gángsters y asesinos. Algo que ahora se niega, pues resulta que todos los alemanes eran antinazis; aunque por suerte están las fotos y los documentales para recordarlo. Ahora dicen allí que Mein Kampf era el libro que todos tenían pero que nadie leía. Y a lo mejor ése fue el problema. Si lo hubieran leído, si hubieran sabido qué enorme hijo de puta los conducía camino de la Gran Alemania que todos soñaban, las cosas habrían ocurrido de otra manera. 

31 de enero de 2016 

2 comentarios:

Fantasma de la Opera dijo...

Hola, don Arturo (ahora creo que sí, que ésta es la página correcta).

Empiezo por el final. Dudo mucho que los alemanes de entonces hubieran cambiado su voto aún habiendo leído ese libro, porque las circunstancias mandaban (revanchismo tras derrota de PGM y humillante tratado de Versalles, ruina, paro, hambre, etc.), y esto es algo que se suele olvidar a la hora de buscar culpables individuales del mayor desastre de la historia humana.

Tampoco hay que olvidar que ese hombre, por sí mismo, no hubiera conseguido gran cosa de no ser por los que le auparon, financiando generosamente su partido. De estos tampoco se habla nada, no aparecen en ningún listado asociado a él ni a su partido, porque entonces ya sí sería como para darse de cabezazos contra la pared. Conglomerados empresariales alemanes, británicos, franceses y estadounidenses, que temían la influencia cada vez más relevante del comunismo soviético, cometiendo el grave error de identificarlos con la izquierda europea occidental (alemana, francesa, italiana y española) que fluía por sí misma como reacción lógica contra las crisis sociales que sufrían todos esos países (miseria, hambre, trabajos duros y precarios, corrupción, desidia burocrática y política... vaya, ¿de qué me suena todo esto ahora...?). Así que de tanto que alimentaron al monstruo para aplastar y contener todo eso (el partido y por ende, el líder y todos sus siniestros seguidores ocupando puestos clave), que creció y se volvió contra ellos (vaya, ¿de qué me suena esto también? la misma idea que han llevado a cabo durante estos últimos años en oriente medio).

Así que ya está bien de hiperdemonizar a una figura histórica con nombre, apellido, padre, madre, cara y bigote. Ese hombre, igual que los demás tiranos sanguinarios del siglo pasado, no habría estado allí sin el apoyo de los cientos o miles de personas que conformaron la base de la nefasta pirámide que los auparon a la cima. Si cada vez que se los menciona también se mencionaran quiénes los auparon, nombres de empresas solventes, figuras financieras como Ford o Rotschild, organizaciones sin control como la CIA (en el caso de Pol Pot), etc., creo que otro gallo nos cantaría.

Y sobre el libro en cuestión, bueno... estar encerrado en prisión da tiempo para hacer este tipo de cosas. A unos les da por leer, a otros por trabajar la madera o pintar, a otros por trapichear, a otros por escribir cualquier cosa que se les pase por la cabeza. Es lo que tiene estar entre cuatro paredes todo el día, que se agarra con uñas y dientes a lo que les llena y creen que es el motivo central de su existencia.

guillermo dijo...

Arturo trabaja para el sistema, qué se puede esperar...